Saturday, October 16, 2010

Simplemente la mano nos damos y después que murmure la gente


Es una manhana de domingo con el cielo despejado, y esa luz solar que se atrevía a brillar sin la menor pena por los amantes que salen de los alojamientos baratos, ebrios de amor, de carinho momentaneo, de promesas; tomados de las manos, despeinados, el maquillaje chorreado de ella, los zapatos desatados de el.

Como simultáneos encienden sus celulares, se sonrien, ella respira hondo y el le abraza por la cintura, se prometieron no sentir nada, solo dejarse llevar y sentir, nada mas. El trato es justo porque antes de ser amantes fueron amigos, es m'as lo siguen siendo, solo que de vez en cuando la estupidez de no querer ser atados los une m'as.

Ella inventa una excusa para retenerlo unos minutos m'as, el se asusta le dice que eso no era parte del trato, no quiere dejarla, pero -tiene miedo- terminarían matándose. 
Nunca se confesaran que se aman.



2 comments:

Anonymous said...

pues bien es que hay quienes se atreven y hay quienes no, aveces las miradas y el miedo a perder algo especial puede mas q el sentimiento naciente en su ser, pero sin embargo confesar el verdadero amor se hace simplemente con una mirada...
(^^)(")MUY LINDO CYN
MRV

Ana Rosa López de Cárdenas said...

Lindo y breve. Las últimas líneas son bien reveladoras.
Te invito a seguir y leer mis blogs
http://mivozmipalabra.blogspot.com/
http://laletralate.blogspot.com/
Saludos
Ana Rosa